La salud se convierte en una obsesión

hipocondriaCuídese, pero sin excesos. La preocupación anormal, continua y desmesurada por la salud corporal puede convertirse en una enfermedad. Es la neurosis hipocondríaca. Produce ansiedad, depresión y, sobre todo, la certeza absoluta de que se padece una enfermedad grave, irreversible e, incluso mortal.

Los enfermos hipocondríacos dedican horas completas a observar su propio cuerpo y a atender los posibles síntomas. Un simple dolor de cabeza puede convertirse en un mortal tumor; una hemorragia nasal es para ellos un signo evidente de una grave afección interna; un malestar estomacal es, sin duda, una úlcera... Los síntomas más inocentes conducen a los hipocondríacos a los centros médicos de urgencias, una y otra vez, a pesar de que el médico ha confirmado en infinidad de ocasiones que gozan de una salud de hierro.

A menudo, la interpretación del médico se convierte en un argumento más a favor de la hipocondría: si el especialista afirma su buena salud es, seguramente, porque su caso es ya terminal. Esta es la postura más probable de la persona que sufre esta obsesión desmesurada por la enfermedad.

No es un juego, a pesar de que es habitual que las personas del entorno puedan creer que se trata de una forma peculiar de llamar la atención. La hipocondría es una afección caracterizada por una gran sensibilidad del sistema nervioso, afirman los especialistas.

Cómo detectarlo

El enfermo posee ciertos conocimientos de medicina, que ha adquirido a través de la insistente lectura de textos científicos, sabe detectar los síntomas y relacionarlos con las enfermedades asociadas. Sin embargo, su imaginación suele desbordarse y la autodiagnóstico es irracional e injustificado ya que se realiza sin elaborar pruebas médicas.

En su conversación se reiteran los temas sobre salud: las enfermedades que ha padecido y que padece, los familiares y amigos que han muerto de esta o aquella dolencia, los factores que le predisponen a sufrir las más insospechadas enfermedades.

Los síntomas que sufre el enfermo pueden ser imaginarios o reales. La hipersensibilidad de su organismo y la predisposición psíquica hace que el enfermo pueda llegar a desarrollar verdaderamente los síntomas.

Además del malestar físico y psíquico, la persona hipocondríaca se siente angustiada, incomprendida y rechazada ya que nadie le acompaña en su preocupación y nadie cree en sus dolores.

Fuente : Mujerweb

Otros temas de interés

reflexologia-o-reflexoterapia
La reflexología, reflexoterapia o terapia zonal consiste en la estimulación de puntos sobre los pies, manos, nariz u orejas...
2013-03-26-14-51-58
En la televisión hay un anuncio que cada vez que lo veo me molesta. Se trata de una pareja que compite por llegar primero a...
no-deje-que-su-alma-se-rinda
La esperanza es lo que nos mantiene a flote cuando todo parece incierto. La esperanza es el sentimiento que no nos deja...
la-arcilla
La arcilla es el remedio de hoy, de mañana y de todos los tiempos; es tan antiguo como el mundo, bien conocido por los...
Siente tu bandera, siente tu país Cruz Roja Colombiana Arquidiócesis de Cali

Ladosis.com enfatiza que la información brindada no pretende substituir el acto médico; sólo su médico tiene los argumentos para hacer un correcto diagnóstico y sugerirle el mejor tratamiento disponible. Ladosis.com, sus colaboradores y sus patrocinadores, no pueden ser responsables del mal uso de la información que de aquí se obtenga. Consulte nuestros Terminos de Servicio y Condiciones de Uso |Políticas de Publicidad |Aviso Legal |Políticas de Privacidad |E-Mail: webmaster@ladosis.com
Haz LaDosis.com tu página de Inicio

®2000 - 2012 www.ladosis.com Todos los Derechos Reservados

Cali - Colombia