La necesidad del ocio

tiempo de ocioLos seres humanos, en tanto entidades complejas e integradas, tenemos un cúmulo de necesidades que responden a nuestros diversos niveles de existencia: física, fisiológica, mental, espiritual y social.

 

Para cubrir todas esas necesidades es necesario proveerse a sí mismo de una serie de posibilidades de crecimiento entre las cuales se encuentran la nutrición, los cuidados familiares, el descanso, la educación, el deporte, la atención médica y psicológica, la posibilidad de sentirnos útiles e integrados a los sistemas de producción económica y cultural, etc.

Pero también se hace necesaria la posibilidad de salirnos de la rutina diaria a través del ocio, tan necesario como la actividad a la hora de conformar un sano equilibrio del ser humano.

Más allá del concepto productivista, que lo considera capacidad desperdiciada y ganancias caídas, el ocio bien entendido no significa falta de actividad, sino la posibilidad de ocuparse de cosas totalmente diversas de las que llenan la mayoría de las horas de nuestro día y nuestra semana.

En la concepción de los maestros de la antigua Grecia, el ocio como contrapuesto al neg-ocio, era el espacio necesario para que el hombre se ocupara de las cosas trascendentes de la vida. Filosofar, para los griegos, no constituía una actividad menos importante que el trabajo productivo, sino que era la fuente de sentido de todo esfuerzo humano. Y dar sentido a la vida ha sido, a través de la historia, una necesidad humana profunda.

Se define al ocio como el "Tiempo libre de una persona. Diversión u ocupación reposada, especialmente en obras de ingenio, porque estas se toman regularmente por descanso de otras tareas." La diversión es, justamente, uno de los objetivos específicos del ocio. Diversión que no significa sólo entretenimiento, sino la búsqueda de lo "diverso", la posibilidad de dar a nuestro cuerpo y mente otras materias primas de ocupación y crecimiento, bajo la concepción de que todo órgano o función que no se ocupa en su objetivo específico pierde su razón de ser y se atrofia.

Ocio y salud

La imposibilidad de dedicar algún tiempo al ocio "significante" del que hablábamos más arriba es, tal vez, la causa más profunda de tantas alteraciones de la ansiedad que constituyen uno de los grupos de patologías que mayor crecimiento ha registrado en las últimas décadas. Depresión, ataques de pánico, agorafobia, déficit de atención, hiperactividad, compulsión al trabajo, patologías de la alimentación, etc., constituyen alteraciones contra las cuales millones de personas en el mundo deben enfrentarse en una lucha desigual y dolorosa. Otras tantas alteraciones físicas pueden acompañar estos padecimientos, rompiéndose el equilibrio de la salud.

El mayor impedimento de nuestra época para el ejercicio del ocio saludable es la escasez del tiempo "ocioso", ya que las actividades productivas han ganado en cantidad y frenetismo. La materialización de los objetivos de la vida del hombre occidental de hoy no deja apenas espacio para actividades que puedan diversificar sus intereses. El tiempo disponible es usado, en cambio, en el entretenimiento que proponen los medios de comunicación. Ante ellos, el público se vuelve cada vez más pasivo, menos participativo, haciéndonos simples consumidores inermes de productos de entretenimiento. El incesante avance de la informática aplicada a la industria del entretenimiento brinda siempre nuevos motivos de distracción, que impiden que nos concentremos en nuestras auténticas necesidades.

Faltos de un verdadero tiempo y espacio para el ocio, el precioso equilibrio que constituye la salud corre el riesgo de tambalear y romperse. El crecimiento de la tasa de suicidios es uno de los indicadores más expresivos de esa ruptura. Como contrapartida de esta situación, cada vez más personas se vuelven hacia diversas propuestas que rescatan el ocio, como la meditación, el yoga, diversas actividades artísticas, etc.

Según una teoría en constante avance, el ser humano puede desarrollar estilos de vida saludables (salutogénicos, generadores de salud) o insalubres (patogénicos, causantes de enfermedad). Rescatar un tiempo diario o semanal para "divertir" al ser humano con el objetivo de responder a sus diversas necesidades puede ser la clave para el desarrollo de una más alta y más profunda calidad de vida.

Fuente : Latinsalud

Otros temas de interés

reflexologia-o-reflexoterapia
La reflexología, reflexoterapia o terapia zonal consiste en la estimulación de puntos sobre los pies, manos, nariz u orejas...
2013-03-26-14-51-58
En la televisión hay un anuncio que cada vez que lo veo me molesta. Se trata de una pareja que compite por llegar primero a...
no-deje-que-su-alma-se-rinda
La esperanza es lo que nos mantiene a flote cuando todo parece incierto. La esperanza es el sentimiento que no nos deja...
la-arcilla
La arcilla es el remedio de hoy, de mañana y de todos los tiempos; es tan antiguo como el mundo, bien conocido por los...
Siente tu bandera, siente tu país Cruz Roja Colombiana Arquidiócesis de Cali

Ladosis.com enfatiza que la información brindada no pretende substituir el acto médico; sólo su médico tiene los argumentos para hacer un correcto diagnóstico y sugerirle el mejor tratamiento disponible. Ladosis.com, sus colaboradores y sus patrocinadores, no pueden ser responsables del mal uso de la información que de aquí se obtenga. Consulte nuestros Terminos de Servicio y Condiciones de Uso |Políticas de Publicidad |Aviso Legal |Políticas de Privacidad |E-Mail: webmaster@ladosis.com
Haz LaDosis.com tu página de Inicio

®2000 - 2012 www.ladosis.com Todos los Derechos Reservados

Cali - Colombia